Reír, llorar de emoción, bailar, cantar, tomar el sol, disfrutar del chiringuito y su arroz caldoso, jugar torneos de golf, hacer dibujos en la arena, hacer fotos, jugar al fútbol americano, “pilotar” un drone, entonarse con el limoncello… y pasárselo bien






Esto no es un post de una boda al uso, en todo caso sería el post de una boda gitana, de una boda divertida, entrañable y original. Si es un post sobre lo que fue una boda para nosotros, los amigos, durante los 4 días que estuvimos en Ayamonte.


Enrique nuestro amigo de Liven Photography se trajo nuestro ya juguete preferido, verdad Nacho? Un drone. De ahí vienen esas vistas panorámicas. Y como me gusta decir a mi, un drone es una cámara voladora… para el que no sabía que es.

Los novios y sus herman@s (gran organización!!) hicieron una maqueta de la casa de la peli de Up. Todos los invitados tuvimos que escribir un deseo en un papel y dejarlo dentro de la casa. En el baile, los globos de helio hicieron subir nuestros deseos al cielo. Un puntazo!

La novia, Ana, llevaba un vestido falda pantalón (Nacho Aguayo). Muy original

Los vídeos de Enri como éste de la boda, una adicción. Queremos nuestra vida en video! Repetir, repetir, repetir…

Los amigos, un gran grupo… que no sabe hacer nada sin pasárselo bien
*  Imágenes de LIVEN y otras de nuestro amigo Fede